Las altas temperaturas se han adelantado este año, por lo que la temporada de piscinas está cada vez más cerca. Prepararlas convenientemente nos asegurará disfrutar de ellas durante todo el verano, evitando pérdidas de agua o inoportunas reparaciones.

Las piscinas de poliéster pueden ser fácilmente rehabilitadas, como la de las imágenes, situada en Valladolid y puesta a punto por Polisite. En este caso, los pasos fueron retirar el poliéster dañado, realizar un chorreo de arena, aplicar 200 g/m² de la imprimación epoxi base agua bicomponente y transpirable PRIMER-MA más 3 Kg/m² de MORFLEX, mortero flexible para la impermeabilización, aplicado en dos manos.

Se finalizó con una fina capa de PRIMER-MA de 100 g/m² bien diluida en agua, y acabado con AISMARPOOL 2K en azul, el barniz de poliuretano alifático elástico resistente al agua clorada.

El resultado: una piscina completamente impermeabilizada y lista para combatir el calor.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *